Los Objetivos Transversales  (hoy se conocen como los OT, es decir los Objetivos Transversales), son un espacio de trabajo muy importante en el ámbito escolar, sin embargo y a pesar de su importancia, no siempre se intencionan al interior de la sala de clases, menos en la evaluación. Cuántas veces en las reuniones de apoderados, se conversa sobre el tema de la responsabilidad estudiantil, la autonomía, el cuidado y limpieza de los distintos espacios donde habitan todas las semanas los estudiantes, el tema de los Derechos de las Personas, el cuidado del Medio ambiente y el riesgo permanente de nuestra sociedad de des-humanizar la vida humana, sin embargo, y a pesar de las discusiones, nos damos cuenta que las horas destinadas a conversar y trabajar con los alumnos, es muy poco en tiempo y en calidad.

222La Ley General de Educación los define como “Un proceso de aprendizaje permanente que abarca las distintas etapas de la vida de las personas y que tiene como finalidad alcanzar su desarrollo espiritual, ético, moral, afectivo, intelectual, artístico y físico, mediante la transmisión y el cultivo de valores, conocimientos y destrezas. Se enmarca en el respeto y valoración de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, de la diversidad multicultural y de la paz, y de nuestra identidad nacional, capacitando a las personas para conducir su vida en forma plena, para convivir y participar en forma responsable, tolerante, solidaria, democrática y activa en la comunidad, y para trabajar y contribuir al desarrollo del país” (Ley General de Educación, art. 2. 2009).

Se estima que por sus características deben ser promovidos a través del conjunto de las actividades educativas durante el proceso de la Educación General Básica, sin que estén asociados de manera exclusiva con una asignatura o con un conjunto de ellas en particular.

El logro de estos Objetivos de Aprendizaje se produce a través de las diversas instancias que la vida escolar ofrece, tales como, clases, ceremonias, fiestas escolares, etc. Y deben ser promovidos en estos espacios a través de los aprendizajes de las asignaturas, los ritos y normas de la escuela, los símbolos, el ejemplo de los adultos, y las dinámicas de participación y convivencia, entre otros aspectos.

Los Objetivos Transversales establecen metas de carácter comprensivo y general para la educación escolar referidas al desarrollo personal y a la conducta moral y social de los estudiantes. Se trata de objetivos cuyo logro depende de la totalidad de elementos que conforman la experiencia escolar.

Por eso, queremos ofrecer un espacio de DIÁLOGO Y FORMACIÓN en donde podamos descubrir que hay cosas y aspectos de la vida de las personas y sociedades que deben intencionarse en la vida académica de los alumnos, no pueden quedar en manos de buenas voluntades o en opciones aisladas de algunos docentes. Los Objetivos Transversales deben ser el criterio de unidad del Curriculum escolar.